domingo, 7 de septiembre de 2008

Palabras de Mónica Quezada a ocho meses del asesinato de su hijo Matías Catrileo

Se cumplieron 8 meses del asesinato de Matias Katrileo, a manos del estado chileno.
Monica Quezada madre de Matias reflexiono en una carta publica la muerte de su hijo y weichafe mapuce.

Gulumapu_Se cumplen 8 meses desde que le asesinaron, en Temuco. He escrito desde al amor y el dolor unas palabras para mi honorable hijo; las cuales he decidido compartir con ustedes.
Duele, Sabe Matías?. Duele más, porque con el pasar del tiempo, se comienzan a percibir, más cosas. Ya no es solo la profunda herida del balazo; sino también la tristeza que me embarga al ver lo que continúa ocurriendo en esta sociedad que, cada vez se divide más y se ven formas de actuar tan poco nobles.
Ahora, trato de no preguntarme Porqué?, ni Para Qué? le mataron Simplemente, siento que usted fue llamado para formar parte del gran orden de la Naturaleza, desde donde podría guiar nuestros pasos e iluminar nuestras conciencias.
Donde quiera que se encuentre su alma, sé que usted- mi añorado muchacho- será parte de la infinita paz y amor del universo.
Sepa hijo, que desearía tener el don de la palabra para poder expresar en toda su dimensión, lo que siento-junto a muchos- que constituye su Legado Valórico. Me esforzaré por transmitir su maravillosa forma de ser y su ética, que guiaron su actuar.
Por sobre todo destaco, el gran Amor, que siempre tuvo por su familia, particular la estrecha amistad que le unió a su hermana Catalina.
Amor que luego extendió a sus amigos a su compañera y a la comunidad. Así con su gran sensibilidad se conmovió usted con el dolor de su querido Wallmapu , siendo cada vez más solidario y luchador.
Su Lealtad y Rectitud, fueron notables hasta el final, a punto que movido por su conciencia y Consecuencia entregó la vida por sus ideales, por sus peñi y lamngen.
Algún día, Matías, podrán olvidar su nombre, pero siempre debieran recordar y honrar tu SER VALIENTE Y HONORABLE
Siento, hijo mío, que algunos nos deben Verdad, otros nos adeudan justicia. A todos se los he pedido. También hay quienes nos podrían otorgar parte de verdad y justicia; cada quien sabe qué le toca.
Además, resulta doloroso y molesto que su memoria pretenda ser usada con fines innobles. No lo creo correcto.
He soñado, con usted, y allí me decía que volvería en dos meses. Para entonces espero tenerle buenas nuevas.
Pewcayal , wentru koñi
Agradezco y hago un reconocimiento a todos y cada uno de los que me han acompañado en este duelo.
Especialmente doy gracias a la vida, por haberme honrado con ser la madre de tan valerosos hermanos: Catalina y Matías Catrileo Quezada.
Mónica Quezada M.
3 de Septiembre de 2008