sábado, 20 de septiembre de 2008

Independencia de Chile: Septiembre, "Mes de la Patria..."?

Fuente. Agrupación Mapuche Kilapan
Tras la bandera chilena que flamea orgullosa en las puras brisas, se esconde la usurpación y el genocidio de muchos pueblos. Chile, en sus recientes 198 años, esta de pie en un territorio nombrado en Mapudungun, ostentando en su escudo y en su corta vida como país independiente de la corona española, símbolos de otra nación. Resuenan las cuecas (traídas del Perú) y en el Parque O`higgin’s desfilan un sinnúmero de títeres. Entre ellos un grupo de Mapuche, que están tan mezclados que ya no saben quienes son, rindiendo honores a un estado y a un ejercito que les asesinó a sus propios abuelos y a parte de su Pueblo.

Símbolos de la Nación Mapuche que debemos rescatar porque nos fortalecen como pueblo con historia y vida milenaria. Son propios sin dar la posibilidad siquiera de ser compartidos: Leftraru (Lautaro); el Mañke (cóndor) y el pvdu del emblema nacional; el peweñ (araucaria); el recién descubierto Medkeñ (merken); las extrañas leyendas e historias tergiversadas, acomodadas al sueño de país; el famoso y mal llamado copihue (no se dieron el trabajo de robar bien el nombre). ¿Desde cuando conoce al copihue el wingka?, ¿desde cuando le interesó? Seguramente es para ellos una simple postal.
El nombre de la enredadera es kolkopiu, demora aproximadamente diez años en crecer para dar las flores, blancas o rojas, llamadas Kodkvlla rayen. Kopiu es el fruto. Por lo tanto kopiu-we significa lugar donde hay o se encuentran frutos del kolkopiu. Es una flor Mapuche y no existe nada que hiciera pensar que es wingka, tal vez se nos ha olvidado después de tanta propaganda. Fue despojada “legítimamente” con papeles como flor nacional solo en 1977. Sin embargo, está en nuestra tierra desde milenios. Aparece en la escritura de los tejidos, en canciones, es la base de la cestería tradicional de nuestro pueblo, la kodkvlla rayen se sueña y tiene un porque, y existen otros secretos muy bien guardados que se quedan con nosotros. “el Copihue es la sangre india”, se escucha decir. Tal vez no solo es sangre sino también fuego, que amenaza con quemar el estandarte y el hogar del ladrón.
Resuenan las cuecas (traídas del Perú) y en el Parque O`higgin’s desfilan un sinnúmero de títeres. Entre ellos un grupo de Mapuche, que están tan mezclados que ya no saben quienes son, rindiendo honores a un estado y a un ejercito que les asesinó a sus propios abuelos y a parte de su Pueblo. “feliz bicentenario, Chile” van gritando los payasos del circo. Y en las tumbas se revuelcan sus antiguos. Rebaño de yanakona, traidores de su Pueblo.