lunes, 17 de noviembre de 2008

Fiscal Velásquez presenta acusación en contra de presos políticos Mapuche de Chequenco: solicita hasta 15 años de cárcel.

De cuatro a quince años de cárcel arriesgan los ocho comuneros Mapuche imputados por la quema de un camión en el sector de San Ramón, en la comuna de Ercilla. La acusación fue presentada en el Juzgado de Garantía de Collipulli por el fiscal exclusivo para las causas relacionadas con el denominado "conflicto mapuche" en la provincia de Malleco, Miguel Angel Velásquez.
De acuerdo a la acusación presentada por el fiscal antimapuche, estos hechos "son constitutivos de dos delitos: el primero, de incendio, descrito y sancionado en el artículo 477 N° 1 del Código Penal; y el segundo, de robo con intimidación, descrito y sancionado en el artículo 436 del mismo texto punitivo; encontrándose además los ilícitos en grado de consumado". Asimismo, de acuerdo a las atenuantes y agravantes que poseen estos presos políticos, muchos de los cuales se encuentran recluidos en la cárcel de Angol, las penas solicitadas por el fiscal son de carácter diferenciada, pese a que todos los presuntos involucrados están acusados por el mismo “delito”.

PENAS
De esta forma, Leonardo Lican Ñanco, José Millacheo Marín y José Millacheo Ñanco arriesgan 4 años de presidio menor en su grado máximo por el delito de incendio. Andrés Lican Lican arriesga 4 años de presidio menor en su grado máximo por el delito de incendio y 6 años por delito de robo con intimidación. Luis Millacheo Ñanco, arriesga 15 años de presidio por los delitos de incendio y robo con intimidación. Juan Toro Ñanco podría pasar 4 años tras las rejas acusado de incendio. Mientras que Fernando Millacheo Marín y Juan Licán Melinao peligran 5 años de cárcel por el delito de incendio. En esta causa el Ministerio Público presentará 51 testigos (cinco de ellos protegidos o sin rostro) y nueve peritos. De esta forma, la audiencia de preparación de juicio oral se debe efectuar entre los próximos 30 días.
Historia de lucha del lof José Millacheo de Chequenco
A finales del año 1999 el lof José Millacheo inicia un proceso de recuperación de tierras ingresando al histórico fundo Chihuaihue. Después de varios intentos de desalojo por parte de fuerzas represivas, todas resistidas, el fundo fue dejado por su última usurpadora, Magdalena Silva Correa, para pasar a control del lof José Millacheo. En el 2000 comienzan a operar órganos de inteligencia del Estado y órganos institucionales (Conadi) para tratar de dividir el lof ,lográndolo a mitad de ese mismo año. Desde ahí, uno de los lof, encabezado por el lonko Juan Ciriaco Millacheo, pasó a llamarse el lof “Newen Mapu José Millacheo” .
A partir de la recuperación del fundo Chihuaihue, el lof no solo ejerce el control de éste, sino que también comienza el trabajo comunitario al interior.
El lof Newen Mapu José Millacheo se convierte en el bastión de la Resistencia Mapuche en Ercilla e inicia una larga lucha juntos a otros lof por la recuperación territorial, pero esta digna lucha comenzaría a pagar las consecuencias de la misma, junto con sufrir los asesinatos de Zenon Díaz Necul de Lonkomahuida y el Weichafe Alex Lemun, comienza a registrarse una seguidilla de allanamientos, todos violentos, racistas y fascistas por parte de la policía chilena.
El 2003 son apresados en un allanamiento al lof Patricia Troncoso (La Chepa) y el Lonko Ciriaco Millacheo, acusados por el incendio al fundo Poluco Podenco. Los dos son condenados. La historia de la Chepa es conocida por todos, en tanto que el lonko Millacheo pasó a la clandestinidad, situación en la cual se encuentra hasta la fecha.
Es así como en la actualidad aún permanece la resistencia, tanto que el viernes 2 de mayo de este año son arrestado ocho miembros de este lof, entre ellos 3 hijos del lonko Ciriaco Millacheo, en un nuevo montaje policial y represivo de las inteligencia chilena. Hoy, luego de más de seis meses de investigación, tres de los comuneros se mantienen en prisión preventiva en la cárcel de Angol, previo paso por Temuco.
A los comuneros se les acusa de quemar, supuestamente, un camión maderero el pasado 26 de abril en las cercanías de San Ramón. Pero es evidente, descrito ya el panorama, que su detención obedece a una persecución política.