miércoles, 10 de diciembre de 2008

La Confederación Mapuce neuquina se dirige por carta abierta al Obispo de Neuquén.

Ante los acontecimientos que son de publico conocimiento ocurridos el pasado lunes 8 en la localidad de San Martín de los Andes. La Confederación Mapuce Neuquina se dirige al obispo de Neuquén; Marcelo Melani.
Carta al Obispo con copia a los medios:
Al Obispo de NeuquénMonseñor Marcelo Melani

En nuestro carácter de Autoridades del Pueblo Mapuce en la provincia, queremos saludarlo como autoridad de la Iglesia neuquina, y dejar claro nuestra posición ante lo acontencido en el paraje Kila Kina, territorio del Lof Kuruwinka en San Martin de los Andes, el pasado 08 de Diciembre.
Nuestra organización mantiene desde hace décadas una relación de respeto y reconocimiento mutuo con la Iglesia de Neuquén que ud hoy representa, que se ha reflejado en numerosos eventos y acontecimientos que venimos construyendo, desde la época del destacado Don Jaime de Nevares.
No dejamos de reconocer su participación como máxima autoridad de la iglesia neuquina, en la demanda de reconocimiento constitucional, acompañando la fuerte movilización mapuce en el Año 2006. Eso fue para nosotros un claro acto de compromiso con los derechos que nos asisten como Pueblo Nación Mapuce, y nosotros lo hemos destacado en toda oportunidad que se ha presentado.
Esta relación de respeto, no nos ha censurado a la hora de levantar nuestra voz de protesta o denuncia cuando algún accionar de miembros de su iglesia no se han comportado de manera consecuente con sus demostraciones de respeto y reconocimiento, un ejemplo de ello es el conflicto suscitado con las hermanas de la congregación salesiana y la comunidad Paynefilu por el manejo del Hogar Mama Margarita.
Como tampoco, el respeto a su investidura, no ha impedido que condenemos la posición oficial de la Iglesia Católica, que en la figura del Papa Ratzinger, ha manifestado que la evangelización en América, no ha sido fruto de la imposición, sino de un acto voluntario de los Pueblos Originarios.
Ni ha impedido que cuestionemos la intención de santificar a un miembro del Pueblo Mapuce, que es fruto de la imposición y de la cooptación de nuestros hijos (Kona) luego de la invasión militar del Gral Roca.
Pero, siempre nuestro accionar como Confederación Mapuche Neuquina ha sido respetando el derecho a profesar, promover o practicar la religión que cada individuo tiene el derecho de ejercer.
Por eso, no compartimos el acto autoritario y agresivo que ha ejercido un propio hermano de nuestro pueblo como es el logko Ariel Epulef, que no tiene nada que ver con la relación de respeto y reconocimiento que nosotros promovemos con todas las iglesias o credos del mundo.
No nos hacemos parte, ni compartimos este tipo de metodologías inconsultas con los miembros de su propia comunidad y de su organización madre. Como autoridades, llamamos a la reflexión a todos quienes como el Logko Epulef comparten este tipo de actos o métodos, que lejos están del pensamiento del Pueblo Mapuche.
Como Pueblo, tantos años oprimidos, mucho sabemos del daño que han hecho la negación, las imposiciones y el autoritarismo como para querer replicarlo con otros sectores, que no son nuestros enemigos y con quienes debemos construir una sociedad nueva, que se respeta y se desarrolla en la diversidad de culturas, de credos, de instituciones.
Esa nueva sociedad que todos necesitamos, requiere de conductas tolerantes y que buscan a través del diálogo hacer valer sus derechos e identidad. La Confederación Mapuce mantiene ese principio y solo recurre a medidas de fuerza, cuando no nos dejan otro camino.
Apostamos, una vez más al camino de la interculturalidad, que debe ser una necesidad de todos, donde nos podamos encontrar en un marco de reconocimiento donde la diferencia deje de ser un obstáculo, y comience a ser un aporte para enriquecer la diversidad.
Con el ánimo de seguir construyendo, a pesar de los contratiempos, lo saludamos fraternalmente. Pewkajal!! –Hasta siempre-

Elias Maripan Fidel Colipan
Ñizol Logko CMN Werken CMN