jueves, 18 de diciembre de 2008

Fuente.Azkintuwe
Foto.Ricardo Cáceres, abogado defensor.
El Ministerio Público formalizó cargos en contra de ambos comuneros por el delito de homicidio simple y porte y tenencia ilegal de arma de fuego. Omar Huenchullán afirmó que se le salió un tiro al manipular el arma que era de Cruz. Para el defensor penal mapuche, abogado, Ricardo Cáceres, el comunero en ningún momento tuvo la intención de asesinar a la víctima, que era amigo de los miembros de la comunidad.
COLLIPULLI / A eso de las 8 de la mañana del domingo, un disparo de escopeta a corta distancia le quitó la vida a Juan Cruz Magna (28), ello al interior del inmueble de Omar Huenchullán en la Comunidad Autónoma de Temucuicui de Ercilla. El arma homicida -según Omar- la había traído el propio Cruz desde la Región Metropolitana en una mochila roja que portaba. Así quedó al descubierto en la audiencia de formalización de cargos realizada a las 11 horas de ayer en el Juzgado de Garantía de Collipulli. En la ocasión, la magistrada Patricia Seguel decretó prisión preventiva para Omar Huenchullán (28), como presunto responsable del homicidio que el domingo terminó con la vida del joven activista que simpatizaba con la causa mapuche y era amigo de los miembros de la comunidad. La jueza de Garantía otorgó la prisión para el comunero porque, a su juicio, constituye un peligro para la seguridad de la sociedad y para el éxito de la investigación. Esto último, porque en el proceso hay testigos que son vecinos del imputado.
En la audiencia la magistrada rechazó la prisión preventiva que el fiscal César Schibar solicitó para Jorge Huenchullán y decretó para éste cautelares alternativas a la cárcel como arresto domiciliario nocturno y firma en la Tenencia de Carabineros de Ercilla. Ante esto, el fiscal le comunicó en forma verbal a la jueza la apelación ante la Corte de Apelaciones de Temuco, haciendo uso de las facultades de la Agenda Corta Antidelincuencia. El tribunal de alzada revocó la medida y le decretó prisión a Jorge Huenchullán, ambos por seis meses.
El Ministerio Público formalizó cargos en contra de ambos comuneros por el delito de homicidio simple y porte y tenencia ilegal de arma de fuego. En la declaración que prestó el martes ante la Fiscalía, Omar Huenchullán, dijo que efectivamente se había trasladado a la casa donde estaba Juan Cruz y que allí éste le había exhibido una escopeta que tenía en su poder y que al manipularla, accidentalmente, se le salió un tiro que le causó la muerte al joven.

"Lamentable accidente"
Ricardo Cáceres, abogado defensor de los comuneros recalcó la hipotesis del accidente planteada en la confesión de Omar Huenchullán ante la Policía de Investigaciones (PDI), recalcando que Jorge Huenchullán no tendría participación alguna en la muerte del joven activista santiaguino, acontecida el pasado fin de semana al interior de Temucuicui.
"De acuerdo a la declaración y los antecedentes reunidos, él (Jorge) no tiene participación en los hechos y ha querido colaborar con la justicia desde un primer momento. En el caso de Omar, él confesó que fue un lamentable accidente, ya que manipuló mal el arma". Consultado el abogado Cáceres por qué Omar Huenchullan se habría demorado en confesar su participación en el hecho de sangre, aseguró que fue por el estado de ebriedad en el que se encontraba. En tanto Víctor Queipul, werken de la Comunidad Autónoma de Temucuicui, señaló que lo acontecido trata de un caso puntual.
En la relación de los hechos que realizó el fiscal Schibar en la audiencia que se prolongó por una hora y media, sostuvo que al interior de un inmueble de la comunidad la noche de ocurridos los hechos, los dos hermanos y la víctima compartieron varias bebidas alcohólicas como cerveza y cajas de vino. "En estas circunstancias y producto del excesiva ingesta de alcohol, en horas de la mañana, los imputados hicieron uso de un arma de fuego que se encontraba en el domicilio, disparando contra la víctima Juan Cruz. A raíz de la lesión la víctima murió producto de un traumatismo encéfalo craneano", relató.
Agregó que ambos imputados, una vez ocurrido el hecho, ordenaron, limpiaron y con ello alteraron el sitio del suceso, con el objeto de ocultar lo acontecido y que se dieron el tiempo para esconder el arma homicida. Al ser consultado Cáceres por la alteración del sitio del suceso planteada por la Fiscalía, el profesional precisó que tener la casa limpia y ordenada no es un delito en Chile. Varios efectivos de la PDI efectuaban, hasta el cierre de esta nota, un rastreo en las cercanías de la casa de Omar Huenchullán en búsqueda de la escopeta con la cual se efectuó este disparo, sin resultados positivos