jueves, 12 de febrero de 2009

Se cayó el montaje y lonko Meñaco de la comunidad Pascual Koña de LLeu LLeu es nuevamente absuelto .

Fuente.Red Chem
El tribunal de Cañete absolvió nuevamente ayer miércoles al lonko Avelino Meñaco del incendio de una cabaña de veraneo ocurrido en el lago Lleu Lleu en octubre del 2007.
Gulumapu_ El lonko de la comunidad Pascual Koña de LLeu LLeu, Avelino Meñaco Lincopi, fue absuelto esta tarde del “delito” de incendio por el cual la Fiscalía solicitaba 10 años de presidio.
Los magistrados Christian Osses, Antonia Flores y Juan Poblete desecharon la tesis incriminatoria presentada por los fiscales antimapuche Mario Elgueta y Miguel Ángel Velásquez, amparados en las contradicciones expuestas por José Serafín Cuevas, único testigo presencial que poseía el Ministerio Público para corroborar la supuesta participación de Meñaco en el ilícito.
Cabe precisar que los dos testigos protegidos no llegaron a declarar y ensu reemplazo lo hizo un funcionario de carabineros.
Este es el segundo triunfo judicial de Meñaco, luego que a inicios de noviembre también fuera absuelto por el mismo Tribunal Oral de Cañete. A la salida de éste, el lonko manifestó su alegría por el fallo y señaló que “siempre tuvo confianza, porque desde un principio el juicio fue viciado”.
En tanto, el ex juez Juan Guzmán se mostró conforme por la decisión de los magistrados aseverando que “los montajes siempre se caen”. Por su parte, Lorenzo Morales, abogado que asumió la defensa de Meñaco desde el primer juicio, fue más allá y dijo que pese a las presiones se logró hacer justicia.
“Con este fallo los jueces se reivindican, porque en qué parte de Chile se puede condenar a una persona con un testigo que tuvo dos versiones en su declaración. En qué parte de Chile se puede condenar a una persona con un sólo testigo, un testigo qué, ojo, en el primer juicio fue protegido y que después, por una estrategia de la Fiscalía, dejó de serlo”, dijo.
Morales agregó que “que aquí hubo una intervención directa. El fiscal nacional (Sabas Chahuán) lesionó el principio de objetividad al presionar para anular el primer fallo. Esto tiene esto tiene que ver con una obcecación”.
Tras el triunfo judicial, Meñaco se dirigió a los más de 100 comuneros e integrantes de redes de apoyo, que desde Malleco, Arauco, Santiago, Temuco, Cerro Alto y Concepción, llegaron para apoyarlo.
Como era de esperar, el radio del tribunal estuvo militarizado durante todo el tiempo que duró la lectura de sentencia. Pese a que, según afirmó el fiscal Elgueta en los alegatos de clausura, “este juicio no era político”. A qué no.