lunes, 13 de abril de 2009

Detienen a 11 mapuches bajo el cargo de “asociación ilícita terrorista”

Tras la audiencia de control de detención en Cañete, los siete comuneros detenidos la madrugada del sábado en Choque, pasaron a prisión preventiva por los nueve meses de investigación decretados. A ellos se suman cuatro mapuche detenidos el miércoles en Tranaquepe.
Gulumapu_En un operativo que contó con la participación de 130 efectivos de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI), con apoyo de contingente especial de Santiago, fueron detenidos, entre las 7 y las 9 horas de ayer, siete activistas mapuches en domicilios de tres comunidades en el sector de Puerto de Choque y Cañete. Los detenidos son José Huenuche (32 años), Javier Navarro (27), Ramón Llanquileo (27), Luis Menares (31), y los hermanos Norberto (35), César (26) y Juan Parra Leal (31). Juan Parra se encontraba en libertad bajo fianza, debido a que enfrenta en la Segunda Fiscalía Militar de Concepción un proceso por supuesta agresión a Carabineros.
Los otros cuatro imputados son Richard Nuhuel (18), Segundo Ñehuen (43), Carlos Muñoz (24) y Elcides Huiqueman (25), quienes ya estaban detenidos tras ser aprehendidos en las cercanías de un predio de Forestal Mininco en la zona. El prefecto inspector Marcos Vásquez, jefe de la VIII Región, dijo que no hubo resistencia al operativo. Los 11 activistas, miembros de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM) fueron formalizados por la fiscal regional, Ximena Hassi, por homicidio frustrado y "asociación ilícita terrorista", ello con el supuesto objetivo de "cometer actos criminales en contra de las personas y la propiedad".
Todos deberán permanecer en prisión por nueve meses, mientras dura la investigación. Tras la audiencia fueron recluidos en el penal de Lebu. La fiscal Hassi, junto al fiscal adjunto Andrés Cruz, explicaron que hay antecedentes para vincular a los detenidos con el atentado armado que hace seis meses afectó a Mario Elgueta, fiscal con dedicación exclusiva para causas del conflicto mapuche en la región del Biobío. Elgueta era fiscal adjunto de la ciudad de Coronel antes de ser designado para investigar en la Región del Biobío, y con dedicación exclusiva, los atentados armados e incendiarios relacionados con el conflicto étnico. La inteligencia policial detectó en 2006 antecedentes que hicieron presumir un ataque en su contra, por lo que el fiscal y su familia cuentan con protección permanente. Sin embargo, la noche del 16 de octubre pasado, Elgueta sufrió una violenta emboscada, resultando con lesiones leves en su mano izquierda por perdigones y en su cabeza por esquirlas de vidrios. Estaba en la zona para dar protección a una familia que habia sido amenazada de muerte por ayudar a carabineros. Según precisó la fiscal Hassi, declaraciones de 12 testigos protegidos involucrarían a los 11 detenidos en dicho atentado. Escuchas telefónicas sindicarían además a Héctor Llaitul, máximo líder de la CAM, como autor intelectual del ilícito.
Gobierno de Chile valora arresto
Patricio Rosende, ministro del Interior (s), destacó la labor de los servicios policiales, "porque hay muchos días de trabajo e investigación para capturar a quienes eventualmente participaron en ese atentado", afirmó en conversación con radio Bío Bío. También sostuvo que "estas acciones de la fiscalía y de la policía demuestran que no hay impunidad... la detención es producto de una investigación. No estamos frente a un procedimiento anormal, obviamente aquí hay muchas horas y muchos días de trabajo de investigación que ha hecho la policía y la fiscalía".
Respecto de la participación de miembros de la CAM, Rosende sostuvo que "el conflicto mapuche lo entendemos como la demanda por las tierras ancestrales, que es una demanda justa y legítima. Pero las acciones de violencia, los atentados contra haciendas o personas, no son parte del conflicto mapuche, son acciones delincuenciales".Consultado si las detenciones involucrarían un recrudecimiento de las movilizaciones mapuches, Rosende fue tajante. "No vemos en esto ningún recrudecimiento del conflicto por (las acciones) de algunas comunidades muy pequeñas o grupos que dicen representar al pueblo mapuche (...) No hay en estos hechos ni escalada de violencia ni que la situación está fuera de control. Muy por el contrario, estas acciones de la fiscalía y la PDI demuestran que en Chile no hay impunidad para nadie", subrayó.El ministro (s) recalcó que, aunque la CAM con sus acciones intente involucrar al pueblo mapuche por completo, "la gran mayoría del pueblo mapuche está plenamente integrado al Estado chileno y no vamos a permitir que estos grupos pequeños traten de confundir las cosas e involucrar al pueblo mapuche en una escalada que no tiene ningún sentido". "De las 2.800 comunidades indígenas que hay en todo el país, no son más de diez las que han tenido algún tipo de actitud parecida a las de la CAM. Ésa es la realidad", insistió
Los casi 150 efectivos de la PDI, pertenecían en su mayoría al Equipo de Reacción Táctica (ERTA) proveniente de Santiago, quienes se sumaron al contingente apostado hace años en la zona del Lleu Lleu. Según testigos, varios de los hermanos fueron sacados brutalmente de sus casas y trasladados desnudos al cuartel de la PDI en Lebu.
Las pruebas presentadas por la fiscalía se fundamentan en las declaraciones de 12 testigos protegidos e interceptaciones telefónicas, lo que manifiesta un nuevo montaje urdido por la inteligancia policial, los organismos de gobierno y el empresariado.