jueves, 24 de septiembre de 2009

Masiva movilizacion de apoyo al Pueblo Mapuce en Neuquen

La marcha por las calles de Neuquén comenzó pasadas las 18:30 y se extendió durante algo más de una hora. Cerró con un acto en la esquina de Roca y Rioja donde hubo discursos de los dirigentes mapuches y de Sandra Rodríguez, la viuda de Carlos Fuentealba, el maestro asesinado hace más de dos años por un policía durante una manifestación.
Puelmapu/Newken Capital_Luego del desalojo de la semana pasada de la comunidad mapuche Corrumil-Quillen, en las cercanías de Aluminé, las organizaciones sociales le reclamaron ayer al gobierno de Jorge Sapag que excluya las unidades policiales especiales.
Desde las 18 las comunidades Mapuche se congregaron en el Monumento a San Martín.
La columna llevó delante una bandera con la consigna “Sí al derecho mapuche, no a la represión”. Detrás, acompañando al pueblo mapuche estaban Inés Ragni y Lolín Rigoni, Madres de Plaza de Mayo, y la viuda del docente asesinado Carlos Fuentealba, Sandra Rodríguez.
Los mapuches lucieron sus vestimentas típicas y acompañaron la marcha con los sonidos de sus instrumentos musicales. El recorrido fue hasta el Monumento a la Madre, regresó por la Avenida Argentina y culminó en la Casa de Gobierno.
La manifestación repudió “a los magnates dueños de las tierras argentinas”. El lonko de la comunidad que denunció que hubo violencia la semana pasada al ser desalojados luego de una orden judicial, Pedro Morales, fue el primer orador. Aseveró que “estaban resguardando el territorio para el desarrollo de la comunidad” y que fueron “atropellados en su propia vivienda. Había mujeres y niños”.
Hubo cánticos contra la Sociedad Rural de Neuquén, contra el gobernador Jorge Sapag y el ex mandatario neuquino, Jorge Sobisch. También hubo durísimos conceptos contra el hermano del gobernador, el empresario Carlos Natalio Sapag, referente de los estancieros de la zona centro de la provincia. Carlos Sapag -a quien todos le dicen "Nuno"- afirmó hace un par de días que los dirigentes mapuches de Neuquén están en contacto con ETA y las FARC.