lunes, 16 de noviembre de 2009

La falsa "cumbre" de la Moneda. Un ejemplo de falta de ética y uso de la prensa en una operación política

El diario La Nación de Chile publicó un insólito editorial alabando la supuesta "cumbre" entre unos supuestos "lonkos" y la Presidenta Bachelet. Pese a todos los desmentidos de la Alianza Territorial Mapuche, la perplejidad, risa y asombro mapuche al ver las fotos y reconocer al supuesto "lonko": un oficial de la FACH y conocido estafador.

El Editorial de La Nación hay que tomarlo en serio porque es revelador: el Gobierno al optar por una farsa y recurrir a la impostura, a sabiendas, notifica que ha descartado por completo el diálogo de buena fé.

LA IMPOSTURA DE UN FALSO DIALOGO. Y UN EDITORIAL ESCANDALOSO Y FALTO DE ETICA

La Nación pretende crear una realidad y establecer quienes son los "buenos" y los "malos", construyendo un escenario. Va tan lejos que ni el Mercurio ha llegado al nivel que cae la Nación.

Veamos lo que dice el periódico gubernamental:

"El gesto de la Presidenta Bachelet, en orden a recibir en La Moneda a algunos de los protagonistas del conflicto mapuche tiene una serie de significados que vale la pena destacar."

Pregunta: ¿cuáles protagonistas? ¿un funcionario de la Fach, militante UDI y un ex consejal socialista?

"El primero es la manifestación permanente (comprobada incluso en medio de las máximas tensiones) de una tremenda voluntad de diálogo, disposición que permite acercar posiciones y negociar sobre la base de acercamiento de intereses y no de posturas rígidas inamovibles."

"Es decir, una actitud de buscar permanente el “win-win” (que todas las partes ganen algo), como la misma Mandataria lo señaló en una reciente entrevista con el diario “El País”, de España."

¿Cuál "tremenda voluntad de diálogo"? ¿La negativa a recibir a 100 lonkos que viajaron a la MOneda? ¿La negativa a recibir a los lonkos de la Alianza Territorial que ese mismo dia 5 de noviembre estaban en Santiago?

¿Es posible acercar posiciones de diálogo cuando el Gobierno con este montaje da una señal contundente de que NO quiere dialogar?

¿Cual es el "win win" de esta burda maniobra en que participan la Intendenta de La Araucania y los ministros del Interior y la Presidencia?

"La segunda idea implícita destacable es la política que pone al Estado en un rol de facilitador de soluciones, y no sólo como un actor proveedor o asignador de recursos."

Lo demostrado en la última “cumbre mapuche” en el palacio de gobierno es un ejemplo palpable, pues Bachelet no impone lo que se ha de hacer, sino que invita a los involucrados a conversar, sin importar si su postura ha sido previamente más radical o jacobina.

¿Un estado facilitador de soluciones? ¿Bachelet no impone lo que se ha de hacer? ¿invita a los involucrados?

La reunión misma, su factura, su diseño y puesta en escena es una muestra palpable de un estado que no busca soluciones. No se invita a los involucrados, sino que se prefiere una impostura.

El Gobierno y en particular el Ministro Viera Gallo han sido sistemáticos en imponer agenda:

- impone urgencias legislativas a proyectos inconsultos;

- impone un reglamento para limitar el Convenio 169

- desde su llegada se incrementa la violencia policial.

- y ahora impone falsos representantes mapuches, recurriendo a ridículas imposturas.

"El tercer significado es que, habiendo un escenario de diálogo, las partes pueden dejar el conflicto a un lado y abrirse a buscar soluciones consensuadas, entendiendo la necesidad de aprender a convivir."

Esta una afirmación gravísima de La Nación: no hay tal escenario de diálogo. La desvergonzada impostura en la Moneda, hecha a sabiendas, es la manifestación de que el Gobierno no busca soluciones consensuadas.

Y sigue el editorial con una amenaza abierta que es el verdadero mensaje:

"La violencia no es la condición natural de las personas, por lo que de manera natural se permiten la negociación cuando se les otorgan las condiciones para el acuerdo."

Implícitamente el editorialista afirma que quienes concurrieron a la Moneda son los representantes mapuches. Los demás quedan fuera de la naturaleza humana.

La negociación es esa, la del show de La Moneda. Esas son las condiciones para el acuerdo. Ese es el mensaje.

Y remata eufórico:

"Con la “cumbre mapuche” en La Moneda, la Presidenta Bachelet dio una clase de cómo se negocia buscando el mejor resultado para el conjunto. "

El editorialista califica - a sabiendas- de "cumbre" a montaje. Y sella: esa es la clase de cómo negocia Bachelet.

El mensaje es claro: todos quienes no fueron convocados al show de La Moneda están fuera del género humano. Son los malos, los que no dialogan. Humanoides habría dicho el Almirante Merino.

Queda claro que con ese Editorial y con esa "cumbre" el Gobierno ha descartado toda posibilidad de diálogo constructivo y de buena fé con la dirigencia mapuche. Es la fabricación de un escenario.

¿Que viene ahora después de la "cumbre" de La Moneda?