miércoles, 28 de mayo de 2008

El Gobierno Neuquino comienza aplicar su política indígena “Divide y reinaras”

El Ministro de justicia, cultura y educación de Neuquén, mantuvo reuniones con comunidades Mapuches en el sur de la provincia. Las comunidades Curruhuinca y Vera, acudieron a la cita por separado.
Dpto de Noticias AM 800 Wajzugun.
Puelmapu _Por distintos medios regionales Jorge Tobares, anuncio los “avances optimistas”, que esta realizando en lo referido a la regularización dominial del lote 69, que cae en el corazón del cerro Chapelco, pero nada dice el ministro de la política que esta aplicando el gobierno provincial hacia el pueblo mapuce y sus organizaciones representativas.
Desde décadas el partido provincial ha actuado sobre el asistencialismo en las comunidades mapuches, los arreglos personales, promoviendo la división, llegando al colmo de romper las relaciones entre los mismos mapuces, amparándose en la necesidad extrema de la gente.
La falta de claridad y la política del punterismo ha reclutado algunos mapuces , que a través del asitencialismo y beneficios , contado con la “ayuda “ del partido provincial; han logrando acceder a cargos dentro de las comisiones directivas, de sus comunidades exponiéndolas, en beneficio propio, a intereses económicos y políticos ajenos a las necesidades de “su gente”, como les gusta decir, términos propios de la vieja política wigka.
Esta manera, de entender la política del gobierno Provincial hoy encarnada en la figura del Ministro de Educación Cultura y Justicia, nada tiene que ver con la visión mapuce del desarrollo y menos con lo enunciado en el articulo 53 de la Constitución Provincial que reconoce los Derechos del pueblo nación mapuce y obliga al estado neuquino a promover “acciones positivas” a favor del cumplimiento de todos los derechos que allí reconoce.
Una vez mas algunos se prestan al juego, que el poder político necesita para continuar, brindando en bandeja al empresariado, llegado en la década del 90, de poca monta y sin conciencia de responsabilidad social y con una avaricia pocas veces vista, los recursos naturales que se encuentran dentro de los territorios del Pueblo Mapuce, para que continúen, con el despojo, la explotación y la contaminación.
El Ministro Tobares se mostró optimista al término del encuentro, y reveló que el próximo 29 de Mayo, volverá a reunirse con las comunidades para ultimar detalles del esperado acuerdo que pretende cerrar el gobierno neuquino con las Comunidades Mapuce Vera y Curruhuinca, que sentará un precedente, que la empresa “Nieves del Chapelco” aprovechará hasta el año 2025.
_Pero claro el buen animo del ministro no solo tiene que ver con que logra convencer a los mapuches cuando se tienen que reunir, sino que además ve como quedaron en evidencia, las diferencias internas entre las propias familias. Mientras los Curruhuinca pretenderían una suerte de condominio o cogestión de un único territorio comunitario, los Vera demandarían una clara delimitación sobre la base de los títulos y antecedentes jurídicos que exhiben.
Un poco de historia sobre los buenos ánimos gubernamentales

Si hacemos un poco de revisión en la historia reciente, recordaremos que es el mismo expresado por su antecesor Jorge Sobisch, cuando el 9 de julio de 2003, fue firmado el convenio por las comunidades y el gobierno provincial.
En ese momento fue promocionado por la propia administración Sobisch como un ejemplo de la nueva relación con las familias originarias, que casualidad lo mismo que mencionaba la actual administración provincial cuando anunciaba en el mes de Marzo del corriente año, la que también califico como histórica reunión con la Confederación Mapuce Neuquina.
El acta-convenio, que arrancara sonrisas gubernamentales en el año 2.003, mencionaba la construcción de una escuela terciaria de carácter intercultural en el paraje Payla menuko, afectados directos de la contaminación producida por el centro de deportes invernales al vivir aguas abajo del pijan mahuiza (Chapelco).
Pobladores que han sido los únicos que han reclamado por la contaminación y que son tomados por la justicia Neuquina, como afectados directos, ahora borrados del acuerdo, también, aquellos cortes de rutas y acuerdo arrancado al píe del piquete, mencionaba la construcción de 56 viviendas y la reparación de otras.
El acuerdo llamaba a la conformación de un “Equipo Ambiental Intercultural” para el monitoreo y control del impacto que las actividades turísticas generan en el Cerro Chapelco y como afecta esto en los territorios mapuches, que hasta hoy es solo letra escrita ya que nada se ha hecho y lo que se hizo se hizo mal.
La empresa Nieves del Chapelco, concesionaria a cargo de la explotación de la práctica del esquí en esa montaña de la provincia de Neuquén, acaba de invertir más de 2,2 millones de euros (unos 3,5 millones de dólares) para elevar la calidad del servicio del centro de esquí de San Martín de los Andes y asegurar de esa manera la experiencia de disfrutar del esquí y la nieve.
Pero el problema es según los especialistas en turismo de invierno, el verdadero negocio del esquí, ya que este se encuentra en el desarrollo inmobiliario alrededor de los centros invernales, y no tanto en la explotación de los medios de elevación, que requieren mucha inversión y mantenimiento especializado, en comparación con los márgenes de ganancia.
En cambio, la construcción de hoteles, cabañas, restoranes, pubs, galerías y paseos de compras en la base de los cerros demanda sólo un capital inicial.
Para esto la empresa debe cumplir con lo que hasta ahora todavía no ha cumplido y el gobierno provincial debe gatillar una cláusula, de la concesión y es la que se compromete con 50 hectáreas para el desarrollo inmobiliario.
Entonces cabe preguntarse, que significa el optimismo del Ministro Tobares, por el momento, los que se benefician con la explotación turística del modo que propone el gobierno, son los empresarios, los inmobiliarios y los supuestos inversores.
Los Mapuche con este arreglo se disputan las tierras entre ellos, hablan de “Propiedad Comunitaria” a dividirse entre dos comunidades y preparan el territorio de los que hoy no figuran y que son los afectados directos, para convertir por arte de los billetes y las sonrisas gubernamentales, las tierras Mapuche en una gran pileta de oxidación a cielo abierto de líquidos clocales. El Gobierno Neuquino ha comenzado aplicar su política indígena “Divide y reinaras”, lo lamentable que cuenta con algunos, que se repiten así mismos que son mapuche.